THOMAS COOK SE DECLARA EN QUIEBRA Y DEJA A 600.000 TURISTAS EN EL EXTRANJERO

Se espera repatriación de miles de británicos afectados
THOMAS COOK SE DECLARA EN QUIEBRA Y DEJA A 600.000 TURISTAS EN EL EXTRANJERO

El turoperador británico Thomas Cook, el segundo más importante y a la vez el más antiguo del mundo, se ha declarado en suspensión de pagos tras no ser capaz de conseguir los 227 millones de euros que necesitaba para afrontar sus deudas, lo que ha llevado al fracaso de las negociaciones con su principal accionista y el resto de acreedores. La quiebra, que llega justo en el tramo final de las vacaciones de verano, ha afectado a 600.000 turistas que la compañía tiene repartidos por todo el mundo en estos momentos. La Autoridad de Aviación Civil (CAA) anunció hoy que la compañía, que actualmente emplea a unas 22.000 personas -9.000 de ellas en el Reino Unido- “ha cesado sus operaciones con efecto inmediato”, algo que se empezaba a intuir desde el último sábado cuando aparecieron las primeras informaciones. “Todas las reservas del grupo Thomas Cook, incluyendo los vuelos y las vacaciones, han sido canceladas”, apuntaba la CAA, que ya ha anunciado un plan para repatriar al alrededor de 150.000 británicos afectados, la mayor operación de este tipo en el país desde la Segunda Guerra Mundial. De ellos, entre 25.000 y 30.000 se encuentran pasando sus vacaciones en las islas Canarias. La quiebra de Thomas Cook afecta especialmente al sector turístico español. Sus aerolíneas trajeron a España el año pasado 3,62 millones de turistas, principalmente a Canarias, según las estadísticas de Aena. Además, el grupo es propietario o gestor de decenas de hoteles en España.